A veces sin darnos cuenta vamos por la vida caminando de forma mecánica, regidos por lo que nos planteamos como objetivos a cumplir y nos olvidamos de vivir, de sentir el camino que transitamos. San Ignacio de Loyola nos plantea que “no el mucho saber harta y satisface el alma, más que el sentir y gustar las cosas internamente”, con esta premisa y observando, escuchando las necesidades del personal de la institución quisimos iniciar un camino acompañados por el querer de la Compañía de Jesús en estos tiempos tan convulsos muy bien planteado en el Plan Apostólico de la Provincia.

La Espiritualidad Ignaciana es un tesoro dado a la Iglesia y en ello hacemos parte todas las Obras de la Compañía de Jesús. No es decir “somos un Instituto cuyo hilo conductor es la ignacianidad”, sino la vivencia del mismo y para ello es necesario mantener un dinamismo constante en la formación, vivencia de los valores ignacianos que nos ayuden a identificarnos y comprometernos con la Obra en sí.

Iniciamos un camino tomando en cuenta uno de los objetivos del Plan Apostólico de la Provincia en Venezuela: Promover la Espiritualidad Ignaciana como un aporte específico de la Compañía de Jesús a la Iglesia en Venezuela. Desde ahí nos planteamos un Webinar en cada momento pedagógico, dando inicio en el mes de febrero con la participación del P. Juan Gaitán, S.J., desde Guatemala. El tema manejado estuvo centrado en la experiencia de la conversión desde una perspectiva ignaciana, muy acorde al tiempo litúrgico que nos encontrábamos viviendo. El segundo fue llevado a cabo en el mes de mayo cuya temática parte de la experiencia del discernimiento como herramienta para la vida diaria. Nos acompañó en esta ocasión, el P. Argenis García, S.J. Esto nos permitió ver, escuchar, impresiones del personal al igual que darnos cuenta del sentir de nuestra gente.

Bien sabemos que este año escolar ha sido bastante inusual y las impresiones al final del año es la sensación de cansancio, al igual que encontrarnos con representantes reactivos ocasionando a veces pérdida de la paciencia, todo esto enmarcado en la situación delicada que vivimos como país. Esto nos llevó a plantearnos un tercer encuentro llamado “sentipensar”, espacio donde congeniamos la oración sosegada, el juego (aprender jugando) y un momento donde se les proporcionó a cada equipo de todo el Instituto herramientas para gestionar las emociones.

El encuentro “sentipensar” fue pensado para todo el personal de la institución, en un intento también de ejercitarnos en un trabajo vinculado entre departamentos, en esta ocasión, pastoral y protección y desarrollo estudiantil.  La propuesta fue hecha con el deseo de brindar un espacio refrescante donde a través de la participación activa se fuera construyendo el ambiente y la apertura para recibir lo que buenamente se dispuso para todos.

Es hermoso sabernos seres inacabados tanto en cuanto somos conscientes que día a día tenemos algo nuevo que aprender. Este año escolar nos propusimos como lema “nuestro compromiso es Venezuela” pues es necesario alimentar la esperanza, la fe activa, esa que nos dice que aún hay mucho que aportar por la educación en Venezuela. Tenemos una población de niños y jóvenes bastante extensa pasando por nuestras manos, es válido preguntarnos si realmente estamos siendo referentes que les ayuden a escuchar” su propia voz interior”. Razón válida para plantearnos atender desde el Equipo Directivo a nuestro personal docente. No queremos un personal cansado, reactivo, desanimado por las distintas circunstancias que atravesamos como país; queremos brindar las herramientas que nos permitan fortalecer el espíritu, todo nuestro ser y así ser cada vez más coherentes con lo que transmitimos en nuestro núcleo familiar, con nuestros estudiantes, compañeros de trabajo, en fin, con todo nuestro entorno. La Espiritualidad Ignaciana nos da el plus para que a través de ella podamos mantener, refrescar el modo de proceder de quien se identifica y se siente pertenecido a una obra. No es otro modo que el buen actuar cristiano.

Leosalvy Velásquez

Coordinadora de Pastoral ITJO Liceo