Durante la semana entre el 27 al 31 de julio, durante tres días consecutivos, realizamos unos conversatorios guiados con motivo de la celebración del día de San Ignacio de Loyola. En ellos hablamos sobre lo que representa la misión de la Compañía de Jesús en el país y en el mundo. Creamos un espacio de testimonios de jesuitas en el que compartieron su experiencia en la misión, y cómo ella les generaba sentir y gustar internamente lo que hacían por la gente y las Obras. También con sentido y afecto, hablamos sobre el amor que se hace servicio y vida a lo largo de la formación como jesuitas. Soñamos con realismo nuestra progresiva incorporación a la SJ y proyectamos nuestro futuro en el trabajo apostólico. Estos conversatorios fueron animados por los novicios de segundo año.

Aprovechando los estudios académicos de los novicios de primer año, el P. Maestro le asignó a cada uno de ellos realizar unas exposiciones cuyo contenido reflejasen aspectos importantes en la vida y obra de nuestro fundador. En primer lugar Oscar Parra (Geógrafo) expuso sobre la geografía en tiempos de Ignacio, desarrollando todo un estudio estratégico de los lugares más significativos que recorrió San Ignacio. De igual forma presentó algunos sitios históricos que hoy la Compañía mantiene en devoción. En segundo lugar, Emmanuel Rodríguez (Psicólogo) hizo un acercamiento sobre el perfil psicológico de San Ignacio, los rasgos de su personalidad y su contraste con el psicoanálisis.

En tercer lugar, Israel Velásquez (Politólogo) presentó de forma clara la política en tiempos de Ignacio de Loyola, y su estructura con respecto a la monarquía y la república del siglo XVI. En cuarto lugar, Daniel Sánchez (Ingeniero) desarrolló las facetas comunicativas de Ignacio como General de la Compañía, a partir de su Autobiografía, de los Ejercicios Espirituales y su Epistolario. En quinto y último lugar Leonardo Álvarez (Abogado) presentó muy ordenadamente los antecedentes penales y los procesos judiciales enfrentados por Ignacio de Loyola.

Estas exposiciones nos incentivaron a la investigación y al conocimiento más completo de nuestro Santo fundador.

En el Noviciado somos conscientes de estar formándonos en este presente, pero con miras hacia el futuro, con ganas de proponer un aliento de vida desde la esperanza y el acompañamiento al estilo de Jesús de Nazaret.

Celebramos la Semana Ignaciana teniendo presente que nos encontramos desafiados por el impulso cortés de nuestra espiritualidad ignaciana, sostenidos por el ímpetu de no querer improvisar en la construcción de un país competente y dispuesto a hacer nuevas todas las cosas, pensando en el futuro retorno de nuestras capacidades sociales con embravecidos corazones.

Esta jornada nos ha hecho pensar en cómo nos estamos preparando para convertirnos en los verdaderos jesuitas que necesita hoy y mañana nuestra Provincia, nuestra Iglesia y nuestra gente. Nos ha hecho también ahondar en el misterio de la persona de Jesús, de la fuerza radiante que de Él dimana, del poder vivificador de sus palabras y actos, de la arrebatadora violencia de su pasión y muerte, y del nuevo comienzo que significó su resurrección.

NSJ. Jean Valjean

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube