En el Centro Jesús Obrero se ha creado la Red Pastoral Jesús Obrero, conformada por pastoralistas y directivos del Instituto Técnico Jesús Obrero, del Centro de Formación Jesús Obrero, del Instituto Universitario Jesús Obrero de Fe y Alegría, y la Parroquia Jesús Obrero, la cual tiene la intención de ser una red de apoyo para toda la labor pastoral que se viene realizando.

Entre las líneas de acción de la red está la promoción de la espiritualidad ignaciana como parte de la identidad de las Obras. Una actividad concreta realizada por la Red ha sido la Semana Ignaciana, llevada a cabo entre el 2 y 6 de marzo de 2020, en las instalaciones del Centro Jesús Obrero, en la que participaron estudiantes y docentes de las tres obras educativas que allí se encuentran.  Se realizaron diferentes actividades: Eucaristías, feria ignaciana, cuerva de Manresa, el recorrido del peregrino, pausa ignaciana, jornadas deportivas y actos culturales; todas estas actividades con la intención de acercar a los niños y jóvenes a la experiencia espiritual ignaciana como un modo de vivir y expresar la fe, y como un espacio que permita conocer la misión de la Compañía de Jesús en Venezuela e identificarse con ella.

Durante la semana participaron también diferentes Obras y Programas de la Compañía de Jesús en los distintos espacios organizados por la red, pero en especial en la feria Ignaciana. El Servicio Jesuita a Refugiados, el Movimiento Juvenil Huellas, CERPE, Pastoral Vocacional y el PLIUL estuvieron compartiendo con los estudiantes y docentes dónde se encuentran y cómo pueden participar de sus actividades. Cabe destacar que los representantes de las diferentes obras fueron personas muy jóvenes que con su propia vida comunicaron la experiencia que van viviendo de amor y de servicio.

Otra de las actividades que generó una gran atracción entre los estudiantes y docentes fue la Cueva de Manresa,  un espacio ambientado y acondicionado como una cueva en la que se podía conocer parte de la vida de Ignacio y los Ejercicios Espirituales, y hacer oración contemplativa con el sonido del río Cardoner de fondo. De igual manera hubo la visita del Peregrino por los salones de clases y las oficinas con la intención de realizar el ejercicio del examen del día, llamado pausa ignaciana.

El reflejo final de esta semana ha sido muy positivo para la Red, para los equipos docentes y directivos, y para los estudiantes puesto que ha sido un espacio de encuentro y apertura al trabajo en red, de fomentar la espiritualidad ignaciana, la vocación de servicio y de profundizar sobre el proyecto y el sentido de la vida

Carlos Rodriguez S.J.

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube