La Red Jesuita con Migrantes (RJM) es piedra angular del trabajo que adelantan las distintas Provincias de la Compañía de Jesús en América Latina y el Caribe, pues una de las misiones encomendadas es la atención de los desplazados, refugiados y migrantes forzosos. Estos hermanos en movilidad son miles, debido a que nuestro continente se encuentra sumergido en grandes desigualdades y dinámicas violentas que generan estos flujos de personas hacia el sur y norte del continente, anteriormente se desarrollaban reuniones por nodos, de forma individual, sin embargo, visto la reciente ola de migrantes venezolanos, la coordinación y subordinaciones de la RJM decidieron llevar a cabo este encuentro ampliado de dos nodos y todos sus integrantes, desde los operadores de atención en campo, como aquellos dedicados a las investigaciones y comunicaciones.

Del 18 al 20 de noviembre de 2019, la Provincia venezolana estuvo representada por diferentes universidades, y el Servicio Jesuita a Refugiados; quien tiene la misión de acompañar, servir y defender a estas personas víctimas de las carencias que afectan su dignidad. Nuestro servicio ofrece atención integral en emergencia a las personas que más lo necesitan y en los lugares más afectados, pues debemos estar allí donde los demás operadores no llegan, y durante este encuentro, la misión en defensa de los afectados era la visibilización de su situación y los vacíos de protección que tienen por el hecho de no contar con documentación u otras exigencias migratorias.

Este servicio recae actualmente en 5 equipos a nivel nacional, con presencia en los Estados Apure, Táchira, Zulia y el Distrito Capital, jóvenes multidisciplinarios que ponen sus energías en construir humanidad desde el acompañamiento a los más necesitados, impulsando la reconstrucción del tejido social afectado por la alta polarización que está aún presente en nuestra sociedad, sin embargo el trabajo en equipo, entusiasmado y bien acompañado hace que pequeñas comunidades quiebren este obstáculo y trabajen en conjunto por el mejoramiento de su comunidad, de allí que el trabajo preventivo y de acción en escuelas, liceos y comunidades es fundamental para lograr reconciliar a los venezolanos partes de un todo.

Sin duda este encuentro ampliado permite observar la necesidad de trabajar en red, lo que coloca en el horizonte desafíos de articulación entre las distintas obras de la Compañía de Jesús, pues cada una de éstas tiene sus formas de proceder, en estas formas de proceder es donde encontramos los obstáculos, pero sin duda alguna como amigos de Jesús en la misión de reconciliar al mundo debemos estructurar nuevas formas que nos permitan trabajar realmente en red, la finalidad siempre es y será acompañar a los más necesitados, aquellos olvidados.

Gregory José Linares Molina
Facebook
Instagram
Twitter
Youtube