Las Redes Apostólicas Ignacianas Regionales son una mediación para sensibilizar, cultivar y desarrollar un modo de proceder en la misión que sea colaborativo y articulado. Siendo la espiritualidad la fuente y activador del proceso.

Gracias al Programa Pedro Fabro de la Conferencia de Provinciales en América Latina y El Caribe (CPAL), este año estaremos impulsando a nivel nacional un proceso de fortalecimiento de la vocación, compromiso y espiritualidad colaborativo en 360 personas claves de las Obras ignacianas en las regiones.

Entendemos que la espiritualidad de la colaboración consiste en sentir, gustar, concientizar que la misión que se nos ha encomendado se realiza con otros. Se trata de construir un “conocimiento interno” sobre el Señor y su misión como desafíos que nos convocan a vincularnos con otros para discernir, negociar y canalizar capacidades que dinamicen y faciliten mayor fecundidad.

Previo a las tandas de Ejercicios Espirituales (EE.EE), de 8 días, las personas estarán participando en espacios formativos sobre las adiciones y las anotaciones del libro de los Ejercicios, con el fin de que preparen el sentir y la indiferencia para entrar en los mismos. Luego de los EE. EE., estarán participando en experiencias formativas sobre Discernimiento Apostólico Ignaciano.

Aunado a lo anterior, las Redes Regionales, guiadas por su plan de acción y presupuesto anual, estarán impulsando y liderando acciones conjuntas en el marco de la educación, jóvenes y su proyecto de vida esperanzador, ciudadanía y derechos humanos, y justicia socioambiental.

Como facilitador de ese proceso, el gobierno y la Comisión Provincial de Colaboración y Trabajo en Red liderará también una serie de acciones, a saber:

  1. Mantener el funcionamiento de un equipo coordinador que motoriza la red. La coordinación de la red la lleva un colaborador laico, en diálogo con el jesuita acompañante de la red y secretario.
  2. Redes con horizonte apostólico. Acompañar a que cada Red Regional cuente con su plan de acción apostólico (brújula apostólica) y presupuesto anual, que respondan a necesidades e intereses regionales sentidos y al Plan Apostólico de la Provincia 2021-2026.
  3. Redes con estrategia de sostenibilidad. Ejecutar una estrategia de sostenibilidad económica, común y regional, según planes de acción y presupuesto anual de la red, en el que invierten: a) Provincia (financia el funcionamiento del equipo), b) Obras, c) donantes regionales, d) proyectos y levantamiento de fondos, en alianza con Unidos en la Misión.
  4. Articular los procesos apostólicos de las Redes Regionales con procesos nacionales y Provinciales, mediante reuniones del Provincial y delegado de redes con: a) los delegados de los otros sectores apostólicos de la Provincia, b) las direcciones nacionales de las Instituciones, c) Superiores de Comunidades, d) instancias y Obras Provinciales, que pueden dar soporte a los procesos, formativos y de sostenibilidad, regionales: Unidos en la Misión, Centro de Reflexión y Planificación Educativa (CERPE), Centro de Espiritualidad y Pastoral (CEP), Comunidad Ignaciana En Todo Amar Y Servir (CIETAYS), etc.
  5. Impulsar procesos de formación de los colaboradores en gestión de cooperación, en alianza con CERPE, y la Universidad Católica Andrés Bello.
  6. Socializar el horizonte común de las redes, acciones, beneficiarios y sus frutos, a través de la página web, boletín, asambleas de sectores y de Provincia.

 

Contamos con sus oraciones y apoyos para que cada vez más logremos realizar la misión en dinámica de colaboración y trabajo en red.

Robert Rodríguez, S.J.