Alineados con los objetivos del Plan Apostólico 2021-2026 el Hogar Virgen de los Dolores (HVD) en el marco de su Misión acompaña a los más vulnerables a través de sus Programas de Atención Integral: mediante los cuales brinda cuidado a los niños, niñas y adolescentes incorporados al programa de Asistencia en Caracas y de Abrigo y Colocación en Entidad en Puerto Ordaz, garantizando sus derechos básicos de alimentación, salud, educación y recreación.

A través del programa de Acompañamiento Familiar (En Caracas hasta 2020, en Puerto Ordaz a partir de este año) ofrecemos acompañamiento continuo a las familias de origen de los niños, niñas y adolescentes atendidos en el Hogar Virgen de los Dolores, con la finalidad de fortalecer y empoderar a las mismas para el reintegro efectivo de sus hijos a su hogar. Con el Programa Salud y Nutrición (En Caracas) se les ofrece atención medica preventiva a los niños, niñas y adolescentes que pernoctan en nuestras casas, lo cual incluye dos chequeos médicos al año con sus respectivos análisis de laboratorio, incluyendo igualmente a sus hermanos menores de 12 años y a los representantes que requieran tratamiento médico para enfermedades crónicas. Estas familias provienen del estrato E, con la madre como jefe del hogar, de un bajo nivel educativo y sin empleo fijo.

El HVD no ha interrumpido sus actividades de atención y protección de los niños, niñas y adolescentes que están bajo su cuidado y en consecuencia a sus familias, aun bajo las condiciones desfavorables que ha ocasionado la COVID-19 que ha profundizado las necesidades de las 22 familias que atendemos en Caracas, lo que se concreta en 129 personas que incluyen los hermanos de nuestros beneficiarios (36), sus hermanos y padres o personas responsables de su cuidado. A estos, de acuerdo con los programas mencionados, se les ha suministrado alimentos quincenalmente para garantizar comidas balanceadas. Además, se les entrega productos de higiene personal y de limpieza y mascarillas reutilizables para garantizar su protección cuando asisten a las casas a retirar los insumos ya mencionados.

Los niños, niñas y adolescentes han recibido apoyo en cuanto a sus actividades escolares, y en la medida que ha sido posible han asistido a clases de reforzamiento en las casas, cuidando las medidas de bio seguridad. Se les ha prestado orientación psicológica a las representantes, planteándose objetivos que les permitan alcanzar una mejor condición de vida.

En Puerto Ordaz, los niños han permanecido bajo el cuidado del personal del Hogar Madre Emilia, quienes han garantizado el bienestar de estos durante el cumplimiento de la cuarentena.

Finalmente, queremos compartir las palabras de Daniel Brito, hijo del Hogar, a propósito de la culminación de sus estudios, con una defensa exitosa de su proyecto de tesis para la carrera de Ingeniera en Telecomunicaciones: ¡Este éxito es de todos porque han sido parte de este proceso que viví! ¡Porque estuvieron conmigo cuando más lo necesité y han brindado felicidad tanto a mi familia como a mí persona!

Belén Meza
Coordinadora de Proyectos Institucionales HVD