El Padre Julián Barrena S.J., fundador del Hogar Virgen de los Dolores (HVD), al concebir su misión hace 76 años “proporcionar ayuda moral, material y educacional, en ambiente familiar y cristiano a niños y jóvenes que se encuentren en condiciones económicas y familiares muy difíciles y sin hogar estable”, esbozaba con antelación la vinculación de nuestra misión con los objetivos del Plan Apostólico 2021-2026, en especial con el objetivo Nº 1, el que nos permite acompañar a los pobres, vulnerados en su dignidad, en un contexto que es de obligatoria mención, de emergencia humanitaria compleja, profundizada por la pandemia COVID 19.

La atención integral es el eje trasversal de las distintas modalidades que el Hogar Virgen de los Dolores desarrolla para proporcionar la ayuda y el acompañamiento a nuestros niños, niñas y adolescentes, a saber: Asistencia en las casas de Caracas (Malpas y Marluinesa) y Asistencia, Abrigo y Colocación en Entidad, en Puerto Ordaz en el Hogar Madre Emilia. Es importante señalar que la dinámica de cada casa se caracteriza por la convivencia como hermanos: comparten habitaciones, van al colegio juntos, todo funciona en un ambiente familiar, con un marco orientador que persigue proporcionar una formación integral de la persona, de modo que nuestros hijos sean capaces de alcanzar un desarrollo personal y ciudadano en cada etapa de su vida, con sentido de pertenencia conforme a la identidad cristiana del HVD. En la modalidad de Asistencia los niños no pierden el vínculo familiar, por lo que su pernocta en las casas es de lunes a viernes. Con relación a la modalidad de Abrigo, permanecen en el hogar hasta que se emite una medida de adopción o colocación con una familia sustituta.

Cada año escolar marca el inicio y fin de un ciclo que se registra en logros de nuestros hijos e hijas, motorizados por el personal que los cuida y guía. El año escolar 2020-2021 no es la excepción en ese sentido, pero sí es meritorio destacar que, sin clases presenciales ni recursos tecnológicos, en fin, con todas las limitaciones que han significado las innumerables consecuencias de la pandemia, 21 niñas en el Hogar Malpas, 15 niños en el Hogar Marluinesa y 13 niñas y niños en el Hogar Madre Emilia, culminaron el año todos escolarizados en primaria y bachillerato. Contaron con el apoyo de guías docentes y psicopedagogos que contribuyeron a la exitosa finalización de este año escolar. Asimismo, los ratos de ocio se han enriquecido con actividades recreativas tanto en el entorno del hogar, como con paseos a lugares de esparcimiento.  Es oportuno señalar igualmente que a lo largo de este año la atención integral también se traduce en evaluación nutricional, atención médica preventiva y de emergencias, odontología, oftalmología entre otras especialidades y acompañamiento psicológico. Finalmente, las actividades pastorales se llevan a cabo con la asistencia semanal a misa, miércoles de rosario.  inicio de la Cuaresma, Celebración y reflexión en Semana Santa.

Belén Meza Ron

Hogar Virgen de los Dolores