A mediados del 2021 se retomaron las actividades semi presenciales en la Parroquia San Ignacio de Maturín, éstas han sido complejas y retadoras, se ha estado trabajando a mitad de tiempo especialmente con las clases de catequesis. Ha sido muy importante retomar e iniciar con otros el itinerario de la Primera Comunión y la Confirmación.

En los distintos sectores como: Jesús de la Divina Misericordia, Las Cayenas y La Gran Victoria, que forman parte de la Parroquia, se realizaron aproximadamente 110 Primeras Comuniones y alrededor de 80 muchachos de estos sectores se están preparando para la confirmación.

En el Área de la Pastoral Social se han mantenido activos los proyectos, como el de los viveros de niños en situación de desnutrición entre 0 a 5 años, se quiere abrir otros pero por los problemas de la pandemia ha sido complicado.

Los proyectos con niños en estado de desnutrición entre 0 a 5 años son promovidos por Cáritas en las pequeñas comunidades en los diversos sectores de la Parroquia. Se detectan las familias que tienen niños con desnutrición, llamándolos a una reunión con los médicos, luego se hace la evaluación para definir el estado en el que se encuentre el infante. Si el infante está en estado de desnutrición ingresa a una lista y Cáritas aporta los ingredientes/medicinas que necesitan esos niños.

En estos proyectos participan e incluso los llevan a cabo las personas de cada sector, se hace seguimiento diario con los niños aportándoles un desayuno que contenga lo indicado para que el niño salga de la desnutrición. Una actividad propia de la misma comunidad, la cual estará atenta a los progresos de los menores.

Otras actividades que se están desarrollando son las del Centro Gumilla, se capacita a las mujeres para que se proyecten a las comunidades a través del Liderazgo en el Emprendimiento Ciudadano, teniendo como objetivo ayudar en el tema de la desnutrición. Dentro de este proyecto se está estudiando la posibilidad de colocar un consultorio médico en la Parroquia que permita realizar consultas médicas a personas mayores y a niños.

Recientemente estamos en la socialización del nuevo proyecto de la Provincia, del Plan Apostólico 2021-2026. Se ha iniciado la explicación, análisis y reflexión de los objetivos con 30 personas de la Parroquia escogidas por los sectores. Los participantes se sintieron muy identificados con cada uno de los objetivos planteados, ya que se han estado realizando.

Cabe destacar que la Parroquia también está conectada con las actividades de la Diócesis, y durante este tiempo de pandemia se ha utilizado mucho el itinerario de la vida de José Gregorio Hernández, plasmando en doce temas, con reuniones que se fueron realizando en las comunidades. Ahora viene la visita de la Reliquia del Beato José Gregorio Hernández que durarán en la Parroquia dos días.

A causa de la pandemia y el contexto país se ve el decaimiento en todo, ya que personas muy preparadas y buenas deciden partir a otros países en busca de una mejor calidad de vida, lo cual es un problema serio en las comunidades donde los encargados de dinamizar alguna actividad emigran, a pesar de esto existen personas que están dispuestas a ayudar.

Yo soy optimista, podemos trabajar, podemos seguir trabajando y haciendo el bien aun en medio de las dificultades, no podemos perder la ocasión para hablar de Jesús y seguir construyendo el Reino.

Un ejemplo de ello es la Olla que realizan en la comunidad de la Sagrada Familia todos los sábados para la gente necesitada, esta actividad no cuenta con apoyo de ninguna institución externa, ellos se preocupaban de ir recogiendo cada colaboración, casa por casa, para que se realice la actividad.

Aquí hay ánimo, las personas tienen ánimo y se reflejan en las actividades que los laicos han realizado, tal como el chat de WhatsApp de Espiritualidad Ignaciana llevado y compuestos por laicos donde colocan todos los días la Oración Ignaciana y el esquema de cómo se ora ese día, el comienzo, la lectura del Evangelio, algún comentario, el cierre de la pausa Ignaciana y alguna canción que tenga que ver con todo eso.

Yo soy optimista, el problema es que hay que organizarse, yo soy el único cura en este momento y la Parroquia es muy grande, por lo tanto, uno tiene que confiar mucho en los laicos, darles realmente poder, posibilidad de hacer y en muchas cosas lo hacen mucho mejor que yo.

Hay que trabajar, tal vez no se consiga el 100%, pero nunca podemos detenernos para ayudar a la gente, hay que seguir trabajando con ilusión y entusiasmo fortaleciendo al laico, ayudándole en la formación y fortaleciéndolos con la Espiritualidad Ignaciana.

Schirley Echenique – Entrevista a Javier Asarta, S.J.

Comunicaciones Curia