Una detallada evocación del mito de El Dorado fue el centro del discurso de incorporación como individuo de número de la Academia Nacional de la Historia del padre Luis Ugalde, cuyo acto de juramentación se celebró en el Paraninfo del Palacio de las Academias. Ugalde recordó a los asistentes cómo las expediciones mineras que surgieron en Venezuela a partir del siglo XVI, contribuyeron a instaurar el mito para saciar la ilimitada sed de oro de los conquistadores. La delirante búsqueda de ese lugar llamado a colmar todo afán de riqueza, condujo al país y a varios de sus gobernantes a una vorágine de acuerdos y triquiñuelas que si bien nunca dieron con el destino prefijado, sí consiguieron múltiples ganancias. Ugalde comparó estos hechos con las pretensiones de Nicolás Maduro con el Arco Minero. Indicó el sacerdote jesuita: “En esta hora trágica de pesimismo nacional, hay la tentación de pensar que no existe otra Venezuela y que el petróleo nunca se usó de manera productiva y creativa. Pero no es así. Hay hechos y cifras que proclaman el muy exitoso milagro venezolano”, dijo quien ahora ocupa el sillón Z de la academia, que previamente perteneció a Santos Rodulfo Cortés.
Tomado de El Nacional, publicado el 26 de enero de 2018
Facebook
Instagram
Twitter
Youtube