Nació el 08 de Julio de 1905 en Azpeitia (España). Ingresó en la Compañía el 14 de agosto de 1920. Es interesante destacar que en su familia 6 de los 7 hermanos se dedicaron a la vida religiosa. Vino por primera vez a Venezuela para el magisterio, que ejerció en el Colegio San Ignacio de Caracas. En 1932 durante su teología le tocó el exilio a Bélgica con los demás jesuitas españoles. Fue ordenado sacerdote el 31 de Julio de 1934 en Marneffe, por Monseñor Luis J. Kerkofs.

Posteriormente fue misionero en China, en donde vivió el segundo destierro de su vida al ser expulsados de país en 1950. Esto le permitió volver a Venezuela, donde dedicó los últimos treinta años de su actividad como jesuita. Además de profesor de matemáticas en varios colegios, fue Director de Estudios y Director Espiritual de los jóvenes jesuitas, escritor de artículos en prensa y revistas, colaboró en el Archivo de la Nunciatura y en el Archivo de la Provincia.

Fue Delegado del Provincial para la Educación en los colegios regidos por la Compañía de Jesús y un tenaz pionero en la lucha por la justa distribución del presupuesto para la educación, de manera que los recursos llegaran también a los centros educativos privados que prestan un verdadero servicio público que favorece el bien común.

En San Francisco, se entregó con especial entusiasmo a establecer el Apostolado de la Oración del cual fue Director Arquidiocesano y Nacional. Entendía el cristianismo como el amor de Dios capaz de renovar toda la tierra. Entre sus libros destacan ‘Justicia Social’ y ‘Caminad en el Señor’. Éste último recopila documentos y reflexiones para el devoto del Sagrado Corazón.

El P. José Francisco Corta Oyarzábal S.J. sufrió una repentina muerte el 07 de octubre de 1980. Durante su funeral el P. Luis Ugalde, quien era el Provincial para ese momento dijo: ‘El Señor hizo en él maravillas, porque creyó en su amor y porque no se dejó llevar por el miedo que entierra los talentos, sino que los puso a fructificar entre sus hermanos de diferentes pueblos y razas.’

Damos gracias Dios por la vida y obra del P. José Francisco Corta Oyarzábal S.J., pedimos que su ejemplo nos anime en la misión encomendada.

Adrián Jiménez
Archivo Curia