El Zulia continúa siendo una de las regiones del país más laceradas por la mala administración pública y resquebrajamiento de la institucionalidad. En este contexto las Obras de la Compañía de Jesús engranadas en la Red Apostólica del Zulia (RAIZ) han asumido con determinación y coraje el compromiso de permanecer fiel a su vocación de servicio, acompañamiento y defensa de los marginados y excluidos, llevando adelante propuestas e iniciativas que apuntan a una acción transformadora tanto en las personas como en la estructura social.

Uno de los retos para la RAIZ sigue siendo el mantener vivo el espíritu que nos ha dado identidad y que hace posible que sigamos siendo una referencia institucional capaz de ofrecer espacios y estructuras de funcionamiento cotidiano y despertar entusiasmo, creatividad, en contraste con las organizaciones del estado.

En este horizonte, el encuentro del P. Provincial Rafael Garrido con la RAIZ ha sido de gran significado ya que su presencia, sus palabras y actitud de escucha nos ha dado un nuevo impulso para seguir llevando adelante la misión encomendada por la Compañía de Jesús en el Zulia.

En el encuentro con la RAIZ el Provincial nos invitó a continuar trabajando para que ocurra el cambio, la transformación que se espera y a seguir brindándonos un apoyo integral. Nos habló de su disponibilidad para apoyar en lo estratégico las iniciativas de las redes regionales que en este momento encaran la emergencia humanitaria. Nos confirmó y nos animó en lo que vamos haciendo a pesar de los tropiezos. Expresó que las Obras de la Compañía no tienen como principio irse de Venezuela, y que estamos comprometidos con la vocación personal de cara a la urgencia del país. Nos lanzó el reto de vivir el don del discernimiento con otros en comunión y en servicio con la iglesia. Insistió en que todas nuestras propuestas deben ser discernidas, planificadas con estrategia y que puedan ser evaluadas y capaces de rendir cuentas. Elogió el alto nivel de compromiso y participación que existe en la región como valor y que da carácter institucional en una región donde las instituciones del estado funcionan a medias.

Estos énfasis indicados por el Provincial en su visita a la RAIZ Nos trazan un camino a seguir, ahora mucho más motivados y comprometidos con los desafíos que tenemos por delante.

La RAIZ se ha propuesto entre sus líneas de acción estratégica  el acompañamiento y el cuidado del personal de nuestras Obras como exigencia de nuestra identidad; la promoción de una institucionalidad comprometida en la formación de verdadera ciudadanía; una mayor insistencia en la incidencia pública con miras a transformar estructuras injustas de nuestra sociedad a partir del discernimiento inspirado en la espiritualidad ignaciana; la profundización de la espiritualidad ignaciana como fuente de inspiración que conduce a encontrar a Dios en todas las cosas y a desear convertirnos en colaboradoras y colaboradores de la misión de Cristo.
Nuestra experiencia de trabajo en RED nos ha permitido el intercambio con otras organizaciones, sobre todo en el campo de la solidaridad, la atención a personas en estado de vulnerabilidad y la lucha por alcanzar una mayor calidad de vida del personal de nuestras Obras.

De hecho, en estos días estamos impulsando varias iniciativas que apuntan a fortalecer nuestra capacidad de acompañamiento para, así, poder cuidar al que cuida.

Sentimos que los retos son enormes, pero nuestro deseo por alcanzar una cultura más amable es mayor, somos conscientes que seguimos asechados por una crisis que tiende a prolongarse, pero al mismo tiempo seguimos escuchando el llamado de Dios a ejercer una acción transformadora y liberador que nos activa y nos pone en movimiento.

Jorge Ulloa S.J.

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube