Lo más cercano para apreciar a Dios es observar su creación, y si quisiéramos aproximarnos a su imagen sería cuestión de contemplar la humanidad. Desde el 24 de marzo hasta el siguiente sábado 31, pude contemplar el paso de Dios en la vida de Leidi, Estéfany, Nàtali, Jimena, Eliana, Jorge, Dilan y Gregorio, jóvenes de la comunidad de Las Torres. Émily y Jesús de la etapa doradas del Movimiento Juvenil HUELLAS; y la Hermana Médica Maidy. Juntos compartimos esta Semana Santa desde la realidad del Jesús crucificado por la escasez, el hambre y la enfermedad, aunque alcanzamos comprender, entre los doce, que esa no era la última apuesta, sino el paso previo para la resurrección, permitiéndonos decir que Las Torres es Luz de Esperanza.
Por: Arturo Rey SJ
Facebook
Instagram
Twitter
Youtube