La violencia es una especie de virus que se contagia y reproduce en la forma de venganzas. No hay comunidad que pueda surgir y lograr desarrollo local cuando está sumergida en espirales de ese tipo, y mucho menos, cuando son niños y jóvenes los que reproducen la disrupción de los adultos.

Entonces, contribuir a la paz y reconciliación en el país pasa por la concientización y formación de niños y jóvenes para que manejen de forma constructiva los conflictos naturales de la convivencia humana. El juego, las dinámicas grupales, el cine foro, los sociodramas, combinados con momentos expositivos son algunas de las estrategias pedagógicas que abordamos en el XX Congreso de Jóvenes Ignacianos impulsado por Huellas en alianza con otras organizaciones: SJR Venezuela, Centro Gumilla, Universidad Católica Andrés Bello, Fe y Alegría, EFIP.

En espacios de diálogo social y construcción de ideas, los jóvenes analizaron la situación país mostrándose conscientes y sufrientes de la crisis que vivimos. Esos jóvenes desdicen las afirmaciones que los visibilizan como “ausentes y desconectados” del país. Todo lo contrario, en el momento de delinear proyectos de vida alternativos, mostraron sensibilidad, capacidad de liderazgo y deseos de quedarse en sus contextos locales aportando con acciones juveniles.

Siguiendo las palabras del Papa Francisco, “Sean puentes”, incentivamos y cualificamos a los jóvenes para aportar en la reconciliación en sus comunidades, escuela y familia, creando espacios de construcción de lazos sociales. Porque creemos que los jóvenes-nativos-digitales tienen diversidad de competencias para conectar puntos y nodos. Y esto lo pueden realizar por medio de diferentes actividades espontáneas o planificadas.

En Huellas les ofrecimos nuestra metodología de reconstrucción de tejido social llamada “Vamos a llevarla en paz”, la cual orienta una serie de acciones planificadas para conectar líderes y actores comunitarios diversos a nivel social, económico, político y religioso por medio de dinámicas grupales y una planificación conjunta de un evento de promoción de cultura de paz. Durante 4 años esta metodología se ha mostrado efectiva para tender puentes en comunidades vulnerables cuando ha sido liderada por jóvenes y madres con motivaciones genuinas y apoyada por organizaciones internas y externas del barrio.

 

Robert Yency Rodríguez S.J.

Director Nacional de Huellas

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube