Con motivo del Año Ignaciano el P. Provincial Rafael Garrido, S.J. invitó a la Provincia “a mirar nuestras Obras y comunidades a la luz de las Preferencias Apostólicas Universales y el Plan Apostólico de la Provincia para plantearnos a qué conversión, personal, comunitaria e institucional, se nos llama de cara a impulsar con creatividad y fidelidad que hemos discernido y nos proponemos como horizonte de vida y misión” Cir. 2021.02

El Equipo del Año Ignaciano preparó seis guías para ayudar en esta reflexión. Algunas Obras ya trabajaron la primera de ellas “Abrir los Ojos y Comenzar a Maravillarnos”; otras ya tienen el Encuentro agendado.

Presentamos las conclusiones del Movimiento Juvenil Huellas realizado el 06 de agosto de 2021:

 

¿Qué nos consuela, inspira y desafía del nuevo Plan Apostólico y de su invitación a trabajar desde la Colaboración y Redes?

Nos consuela que el Plan Apostólico 2021-2026:

Evidencia compromiso y apuesta por el país. Invita a trabajar y caminar con esperanza como modo de afrontar las dificultades presentes. Resalta la dimensión vocacional de nuestro servicio y misión, inspirados por la Espiritualidad Ignaciana, las relaciones fraternas (compañerismo) y los frutos como Cuerpo Apostólico. Refleja perseverancia en la misión y astucia para desarrollarla sumando colaboradores para trabajar en equipo y en red. Apuesta por los colaboradores para formarlos, acompañarlos e incentivarlos en la misión.

 

Nos Inspira:

La entrega de los colaboradores en su servicio apostólico en las diversas Obras aliadas. Que haya jóvenes adultos en las Obras -generación de relevo- que siguen apostando a la misión. Experiencias de trabajo en red que se dan en la Provincia:  Consorcio SPES, RASI, Redes regionales. Cooperación entre Huellas, Gumilla, SJR, UCAB, Fe y Alegría para la promoción de liderazgos juveniles, cultura de paz, promotores comunitarios, formaciones políticas, sociales y económicas. El esfuerzo de las demás Obras de la Provincia que hacen cosas por los jóvenes; no somos los únicos construyendo ciudadanía y cultura de paz.

 

Nos Desafía:

  • A conocer el Plan apostólico con mayor profundidad en diversos niveles de Huellas (coordinadores, analistas, asistentes)
  • A reconocernos como “Pueblo humilde de Dios”, a mirarnos como familia unida que reman juntos en una misma dirección; sacerdotes, religiosas, misioneros y laicos.
  • A la conversión para superar el miedo, inseguridad, desánimo, desesperanza, soberbia, ejercicio autoritario del poder y clericalismo, como tentaciones del contexto
  • A ver las necesidades del otro, (joven, voluntario, colaborador, aliado), porque el otro me importa, para ofrecer soluciones adaptadas y contextualizadas
  • A seguir apostando por la formación en liderazgo social, cristiano y ciudadano en escuelas, parroquias, organizaciones comunitarias a favor de la reconstrucción del tejido social, ciudadanía juvenil, cultura democrática, desarrollo local, cultura de paz, cuidado de la casa común
  • A ser una “escuela de líderes” en la que todos los implicados crecen y desarrollan capacidades para salir adelante como persona, en especial, en las comunidades vulnerables.
  • A seguir sumando jóvenes profesionales competentes a la misión, trabajo en red y colaboración con otros de la provincia.
  • A mejorar los procesos de comunicación, investigación e incidencia pública de la obra
  • A crecer en articulaciones con las demás obras de la provincia, participando activamente en sus diferentes instancias de articulación

 

Discernimiento y Planificación

Colaboración Movimiento Juvenil Huellas