En Huellas estamos en proceso de conversión, en el Equipo apostólico de septiembre 2017, cuando hicimos nuestra planificación estratégica, nos sentimos llamados fortalecer la unión con los procesos de pastoral juvenil de la Iglesia venezolana, representados en grupos y movimientos juveniles.

Desde ese momento comenzamos todo un proceso de sentir con la Iglesia juvenil participando en asambleas nacionales de la pastoral juvenil de la Conferencia Episcopal y la de la red de movimientos de congregaciones religiosas. Igualmente, hemos compartido actividades formativas y apostólica, tales como experiencias misioneras, jornada mundial de los pobres y talleres sobre pastoral juvenil. Todos estos espacios en común nos han unido más en las instancias nacionales, con la dificultad de construir mayor contacto y tejido a nivel de las diócesis y parroquias.

Sin embargo a inicios de este año, en enero 2020, se han dado eventos en las zonas Huellas que nos causan consolación, porque apuntan a estrechar lazos locales. En Ciudad Guayana, Mérida y Maturín estuvimos participando en la asamblea diocesana de pastoral juvenil, donde presentamos Huellas, sus recursos formativos y experiencias, así como aprendimos nuevos modos de trabajar con jóvenes. En Barquisimeto, en el marco de la celebración de la Divina Pastora, sostuvimos una serie de reuniones para apoyar la Expovocacional, con la presentación de los huellistas cantantes del CD del 30 aniversario, quienes, realmente, pusieron a los marianos a bailar y celebrar la fe.

Esa consolación nos mueve a seguir en movimiento eclesial. Estamos actualizando las Bitácoras de formación de Grupo Juvenil no con la idea de formar huellistas, sino como le escuché a un exdirector, con la finalidad de formar cristianos. Entonces podrá ser un material abierto y disponible para cualquier grupo y para el movimiento juvenil. Además, estamos terminando de elaborar unas orientaciones pastorales que guiarán a los equipos zonales de Huellas a impulsar la pastoral juvenil de las parroquias diocesanas y jesuitas, ofreciendo lo que tenemos: lineamientos y protocolos para trabajar con jóvenes, materiales formativos y propuestas pedagógicas de experiencias que inician y profundizan la fe en los jóvenes. Finalmente, participaremos en las experiencias eclesiales de este año, en especial en la Asamblea Pastoral de “Parroquias misioneras” como en la difusión y formación en torno a la Encíclica Postsinodal Cristo Vive.

Estamos agradecidos con todas las personas, grupos y organizaciones que nos han estado apoyando en este proceso, en especial a Adveniat, Jessuite en misión y a los representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Comunicaciones Huellas

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube