Diciembre de 2023 fue un mes especial para seguir agradeciendo a Dios por la oportunidad de encontrarlo en medio de nuestra realidad venezolana. En esta oportunidad, tratando de seguir el espíritu de las Constituciones de la Compañía de Jesús en las cuales San Ignacio propone seis experiencias en la Segunda Probación, los novicios realizaron las experiencias de hospital y peregrinación. Como siempre, en ambas experiencias, el Señor ha sido generoso con nosotros. Esta generosidad queremos compartirla con la Provincia a través de estas líneas.  ¡Una vez más gracias Señor por tu generosidad!

EXPERIENCIA DE HOSPITAL: Un Dios que se muestra en las Realidades más Sencillas

Tal como todos los años los novicios de primer año se aventuraron a su primera experiencia de mes, realizada desde el 3 de diciembre de 2023, hasta el 3 de enero de 2024, buscando cultivar el espíritu de misión y de servicio característico de nuestro modo de proceder. Desde sus inicios la Compañía de Jesús ha mantenido la tradición de servir en hospitales, tal como lo vivió San Ignacio, quien era consciente de que esta era una manera de encontrarse con Dios y por eso no perdía la oportunidad de estar cerca y atender a aquellos que sufrían.

En esta oportunidad los novicios compartieron en la Casa de Reposo “Villa Pompei” ubicada en San Antonio de los Altos, Miranda. Integrándose con ellos, viviendo la realidad de los enfermeros y del personal que día a día desde tempranas horas de la mañana, hasta pasada la madrugada, dedican su vida a garantizar el bienestar físico y mental de los 28 abuelos que ahí viven.

Para los novicios, la característica esencial de esta experiencia fue el acompañamiento y discernimiento propio de nuestra espiritualidad, escuchar la realidad de los trabajadores, compartir con ellos sus labores, bromear y lograr una sonrisa de aquellos que quizás habían tenido un día más pesado. Todo ello demostró que nuestro Dios se nos revela en las realidades más sencillas.

Del mismo modo, el compartir día a día con los abuelos, escucharles, servirles con amor y paciencia, comprender su sabiduría a través de los largos y muy nutridos relatos de sus vidas que ellos, con mucha confianza, compartían; hacían vivas las palabras del papa Francisco, cuando haciendo referencia a los abuelos decía: “Gracias a una caricia suya hemos vuelto a levantarnos.”

Damos Gracias a Dios, nuestro Señor por la experiencia vivida en este tiempo de navidad, que nos acerca a ese niño Dios que en solitario ha nacido en un portal de Belén.

 NS.J. Gilberto Ramón Chacón

 

EXPERIENCIA DE PEREGRINACIÓN

La formación en el noviciado de la Compañía de Jesús tiene la finalidad de ayudar a los novicios a cultivar su vida espiritual, brindándoles experiencias que les permitan profundizar su relación con Dios, inspiradas en la vivencia de San Ignacio de Loyola, el peregrino por excelencia. Es por esto que en el período del noviciado (2 años) se vive una experiencia denominada peregrinación siguiendo el ejemplo de nuestro fundador, quien, confiando en Dios, viviendo en pobreza, caminó desprovisto de sus seguridades por diversas regiones buscando la voluntad de Dios, y siguiendo esa misma voluntad descubrió que ese camino no solo se hacía de forma exterior, sino que se convirtió también en una peregrinación hacia su interioridad, donde hallaba la presencia de Dios.

Esta experiencia la realizamos Adrián Gómez y Luis Rodríguez en el mes de diciembre de 2023, en los campos de Santiago, Trujillo. En esta experiencia se tuvo la oportunidad y gracia de conocer catorce comunidades como: El Guamito, La Ensillada, El Parchal, Las Guardias, Estiguates, Marajabú, El Rincón, Cuencas, Lomas del Pozo, Mesa De Los Contreras, entre otras. En ellas visitamos los hogares mientras compartíamos la Palabra de Dios, escuchamos historias, visitamos enfermos, vivimos su acontecer diario; y descansamos y comimos en los lugares donde generosamente nos recibían. Asimismo, en medio de diversas realidades pudimos encontrar la presencia de Dios que se hacía sentir en el calor humano de los andinos; también en la confianza brindada, y en las expresiones de amor para con la imagen del Divino Niño que va en romería por los campos, y al cual le rinden muestras de amor a través de rezos y cantos en el hogar que le hospeda.

Esas mismas muestras de amor nos hicieron comprender la alegría que puede suscitar Dios en el corazón de los hombres que se disponen a recibirlo y a confiar en Él. Es así como se puede vivir sabiendo que su presencia nos acompaña en todos los momentos de nuestra vida, especialmente en aquellos que pueden generar más incertidumbre, y es a través de las bondades y virtudes que hacen relucir en el hombre, nuestras capacidades para sobrellevar las vicisitudes de la vida, y desde la experiencia de cercanía con Él, colaborar con los que necesitan una mano amiga.

Todos están invitados a vivir confiados en que Dios nos conduce a lugares mejores de los que podemos nosotros imaginar; convencidos de que no caminamos solos, porque habita en los que quieren vivir siguiendo su voluntad, y para ello es propicio disponer el corazón y vaciarse de las cosas que pueden mantenerlo atado a apegos que llenan los lugares donde el Señor quiere hacer florecer las virtudes que nos hacen más abiertos y cercanos, más humanos, más fraternos, más cristianos.

NS.J. Luis A. Rodríguez