El pasado martes 13 de octubre, recibimos la visita del P. Provincial Rafael Garrido, S.J., oportunidad que aprovechamos para mantener un encuentro con el equipo directivo y administrativo, así como para hacer el nombramiento formal del P. Gabriel Sequera, S.J. como rector del Colegio.

La mañana inició con una breve reunión con el Consejo Rector, en la cual se mostró el apoyo a todo el trabajo que se está realizando en el Colegio, así como el deseo de seguir sumando esfuerzos en la búsqueda de proyectos que beneficien a la institución.

Seguidamente, el Centro San Luis acogió a todo el equipo directivo y administrativo para mantener un conversatorio ameno, en el que además se dio espacio para la lectura del nombramiento oficial de nuestro nuevo rector, al que recibimos con ilusión y alegría por
los proyectos e ideas que desea desarrollar.

Durante el encuentro del P. Provincial con el equipo directivo y administrativo, se tocaron puntos como: la identidad que el personal tiene con el modo ignaciano, la Compañía de Jesús y el Colegio. La importancia de seguir cuidando y reforzando el trabajo pastoral que tanto identifica a la institución, pero a la vez manteniendo una formación constante de todo el equipo, con el objetivo de estar a la altura de los sujetos que debemos atender.

Con respecto a la educación que proponemos, vale la pena hacerse la siguiente pregunta: ¿Cómo brindar una calidad educativa que haga resaltar a los jóvenes de hoy?
Una educación que sea capaz de distinguirse, integral y que a la vez maneje áreas que permitan el desarrollo de los jóvenes para el trabajo o estudios posteriores.

Asimismo, este encuentro sirvió para reforzar la importancia del discernimiento y de la planificación. Hoy en día nos toca discernir contantemente para buscar y hallar el mejor modo de hacer las cosas, que a la vez nos llevará a una planificación educativa, que aunque esté estructurada de la mejor manera, también debe ser flexible y capaz de adaptarse a los cambios constantes del entorno socio-educativo.

Otro punto clave tratado fue la necesidad del acompañamiento, y de ayudar a nuestros trabajadores a comunicarse para drenar sobre sus intereses, preocupaciones e ideas, intentando en todo momento salvar la proposición del prójimo, a través de preguntas
como: ¿Qué necesitas para hacerlo bien y para que podamos ayudarte?

Como todos los años, la mañana ayudó a actualizar ideas, intensiones y propuestas que siempre vayan en pro de toda la comunidad educativa del Colegio Gonzaga.