Distribuidora Estudios C.A., como Obra de la Compañía de Jesús en Venezuela y en el marco del Plan Apostólico de la Provincia 2021-2026, continúa en ese proceso de revisión y evaluación necesario para seguir avanzando en un plan estratégico de evolución constante, con el fin de alcanzar un desarrollo óptimo y autosustentable.

La situación país por la que estamos atravesando nos ha exigido pensar nuevas formas de acción para seguir a flote con la responsabilidad que tenemos, que no es otra que brindar información y diseñar propuestas de atención, que nos acerquen cada vez más al público que atendemos, a través de nuestros materiales educativos y religiosos, los cuales han dejado una huella a lo largo de todos estos años.

Recordando un poco nuestra historia no podemos olvidar que, durante muchos años, fuimos una Distribuidora, Editorial y librería que llegó a un número importante de venezolanos, enriqueciendo sus metodologías de aprendizajes y, por lo mismo, ofreciendo un aporte invalorable en los primeros años de formación de muchas generaciones. Esta historia nos impulsa a seguir adelante, contribuyendo a un aspecto tan importante para el ser humano como lo es la educación, apostando día a día por un nuevo ciudadano, formado con valores, con vocación, con ganas de seguir aprendiendo, colaborando en fin con el “fortalecimiento de una sociedad civil justa, democrática, solidaria y sustentable, desde nuestra experiencia de fe”.

Es por ello que la Distribuidora Estudios hace un esfuerzo para estar lo más actualizada posible con las nuevas tendencias. Aunque para muchos ya todo se maneja de manera tecnológica, aún los libros impresos siguen siendo un medio importante para el proceso de enseñanza y aprendizaje de las personas. Por otra parte, si bien es cierto que mantenerse a la par de las nuevas demandas de los alumnos, docentes, clientes, es algo que implica tiempo, esfuerzo, revisión y dinero, tratamos de seguir respondiendo a esas necesidades formativas de las personas a las que llegamos. Por tal motivo, apostamos a la toma de decisiones rápidas, prácticas y oportunas que nos permitan fortalecer la Distribuidora, superar cualquier episodio de crisis o dificultad que surja en esta sociedad tan cambiante, e incentivar a nuestros clientes para que sigan confiando y apostando.

En este fortalecimiento de buenas prácticas seguimos trabajando en la atención con calidad a nuestros clientes, en el mantenimiento del inventario, en la promoción de libros para el próximo período escolar, en el establecimiento de alianzas comerciales favorables para la Obra, en la activación de las redes sociales, en la adaptación a las nuevas tecnologías y en el fortalecimiento de la marca. Todo esto con el objetivo de “organizarnos más eficientemente, a trabajar en red y en colaboración con otros, a promover más vocaciones, a dinamizar la búsqueda y gestión de recursos y a desarrollar un pensamiento estratégico, sustentado en el discernimiento personal, apostólico y comunitario, respetando y valorando la creación”.

Jaide del Valle Velásquez Zambrano

Distribuidora Estudios