El 31 de mayo finalizó con éxito la segunda edición del Diplomado Virtual en Espiritualidad y Gerencia Ignaciana promovido por el Centro de Reflexión y Planificación Educativa (CERPE) en alianza con el Centro Internacional de Actualización Profesional de la UCAB (CIAP), iniciativa que responde a los objetivos 3 y 7 de nuestro Plan Apostólico de la Provincia de Venezuela 2021-2026. En esta oportunidad la formación inspirada en el peregrinaje de Ignacio de Loyola estuvo dirigida a un grupo de 50 docentes de los colegios de ACSI (Colegio San Ignacio, Instituto Técnico Jesús Obrero, Colegio Gonzaga y Colegio Loyola Gumilla), Fe y Alegría, Parroquia San Alberto Hurtado, Instituto Universitario Jesús Obrero, Instituto Universitario San Francisco y Centro Gumilla.

Los contenidos y actividades disponibles durante 3 meses en el aula virtual de CERPE, aunado a los 6 encuentros sincrónicos de profundización de las temáticas (Ejercicios Espirituales, Reglas del Discernimiento, Acompañamiento, Discernimiento en Común y las PAU) ofrecieron espacios propicios para la reflexión y el compartir de valiosas prácticas pedagógicas. En el encuentro virtual de cierre, los participantes se mostraron agradecidos por la oportunidad, asumieron un sólido compromiso con su formación docente y expresaron deseos de seguir ahondando en la riqueza de las herramientas que brinda la Espiritualidad Ignaciana. Además, se hicieron sugerencias pertinentes para mejorar futuras ediciones del diplomado.

Entre los frutos recogidos de la formación compartimos algunos testimonios de los participantes:

La experiencia que me llevo es muy gratificante, inspirándome a continuar amando y sirviendo a mi prójimo. Motivado a seguir con mi misión educadora. Agradecido con el colegio y CERPE por la bella oportunidad dada.

Aprender nuevas estrategias y temas importantes para el crecimiento personal me deja un aprendizaje muy sencillo, pero de mucho valor, para que mis acompañados intenten recorrer un andar similar al de San Ignacio orientando sus vidas a la voluntad de Dios y reconocer el discernimiento como importante para que sus vidas tomen un horizonte con buenas decisiones.

Agradezco primeramente a Dios por haberme permitido ser parte de esta maravillosa experiencia, a mi institución por la oportunidad y sin duda alguna a los profesores quienes semana a semana nos acompañaron en este andar, de manera constante, motivándonos a participar y sobre todo a aprender de una manera diferente, pero con un fin único como lo fue colaborar en nuestro crecimiento personal y laboral.

Desde el CERPE nos sentimos profundamente agradecidos por la acogida que ha tenido este diplomado en nuestra Provincia y anunciamos que, para el mes de septiembre del 2021, abriremos la tercera cohorte orientada a miembros de las Obras jesuitas de nuestro país interesados en ahondar en temas fundamentales de espiritualidad y gerencia ignaciana con la intención de fortalecer sus experiencias y modos institucionales de proceder.

Anyerlin Iguaro

CERPE