Desde esta región fronteriza de Venezuela, continuamos cada día, entre todos los miembros de la comunidad universitaria ucatense, el proceso de construir un presente mediante el esfuerzo, con la vista puesta en un futuro promisor, que nos invita a la acción para alcanzar los más altos objetivos sociales, sobre la base de la dignidad de todas las personas.

Es así que, en la UCAT, habiéndose concluido el lapso de evaluaciones parciales y diferidas, se ha dado inicio a las evaluaciones finales, en medio de muchas vicisitudes, pero con la certeza que es posible hacer muchas cosas buenas con dedicación, disciplina y solidaridad. Se ha avanzado en la consolidación de rutinas formativas y evaluaciones sumativas en todo este tiempo, observándose el crecimiento de los miembros de la institución en la apropiación del uso de herramientas tecnológicas.

De igual manera, se ha podido ir retomando la realización de algunas actividades esenciales como modo de garantizar, a reserva de lo posible, la atención de las necesidades más urgentes de miembros de la institución, cuyas soluciones no admiten ser realizadas de manera enteramente virtual.

Aún en medio de todo el dolor que ha traído esta situación, puede verse como un signo de esperanza, el que los integrantes de esta comunidad universitaria hayan procurado poner condiciones para avanzar en su formación integral, que ha de reflejarse en llegar a ser los ciudadanos que requiere este gran país.

Comunicaciones Curia

 

Facebook
Instagram
Twitter
Youtube