Tomando como premisa inspiradora el llamado a la fraternidad, la justicia y la reconciliación para labrar el camino de construcción social, que es parte del Plan Apostólico de la Provincia de Venezuela 2021-2026, desde el programa de capacitación laboral CECAL de Fe y Alegría, se ha trabajado hermanadamente con la ciudadanía que ha estado carente de atención de formación en oficios laborales.

En Fe y Alegría tenemos como objetivo el fortalecer la producción de conocimiento científico y técnico para la construcción del país y la formación de profesionales comprometidos con el desarrollo humano y sostenible, a través de nuestras universidades y otras obras, en  el caso de CECAL se han afinado las líneas de acción en un trabajo promotor de toma de decisiones y acciones que le permitan a la población que se atiende emprender nuevos horizontes de vida, deslastrarse de la dependencia económica rentista y caminar a una independencia económica real. Eso se ha logrado con las continuas formaciones en diferentes oficios laborales que les permiten a las personas pasar a ser parte de una población productiva y emprendedora, conscientes que la situación económica, social y política que vive el país también es una realidad transitoria, por lo que se debe seguir apostando y creyendo en una mejor vida humanizada y humanizadora.

Los jóvenes y adultos que se atienden en los diferentes centros educativos de CECAL, en todo el territorio nacional, también han dado pistas para ir ajustando los procesos formativos, desde el qué quieren y para qué lo quieren, siendo útil toda esta información para atender las necesidades de dicha población en cada uno de los periodos.

Hasta el momento han sido atendidos a nivel nacional en el último año, pese al confinamiento por la pandemia, más de 16 mil participantes con más de 600 cursos que les han brindado la oportunidad de mejorar su calidad de vida. Entre los cursos con más demanda destacan: servicios de panadería, peluquería, barbería y corte y confección, los cuales cuentan con participantes en todo el territorio nacional.

Vale la pena resaltar que en muchos casos los participantes deciden formarse en otros cursos para continuar con su mejoramiento en conocimientos de oficios laborales.

De esta manera y de forma individual cada cursante cambia su condición de incertidumbre frente al futuro.

Lo humano

Para quienes toman la decisión de participar en cualquiera de los cursos del centro de capacitación CECAL de Fe y Alegría, en cada rincón del país, el aspecto humano no queda por fuera porque es la esencia de la formación, ya que se busca que los participantes aprendan también a ayudar al hermano hasta en el momento que piensen que no pueden dar más de sí, y eso es posible gracias a que desde el programa educativo la virtud de servicio se hace sentir para que luego sea multiplicada.

Se inculca en los participantes también el discernimiento, la planificación, el trabajo colaborativo y se aclara el rol de sí mismo en el panorama económico, para que la frustración o el estancamiento no sean mayores que sus expectativas.

Al mismo tiempo se orienta al participante a formalizar su post periodo de formación, es decir, la conformación jurídica de su emprendimiento para que siga avanzando en cada uno de los peldaños que se presentan luego que decidió ser independiente económicamente, al mismo tiempo esto permite que tenga otra figura dentro del contexto económico y social.

Por ello se cree que el Plan Apostólico de la Provincia de Venezuela 2021 – 2026 debe seguir apostando por la práctica en cada una de las Obras de los jesuitas y así seguir logrando un servicio más efectivo.

Desde CECAL hay toda la disposición de continuar esta ruta en la que se han obtenido buenos frutos, sin embargo, estamos conscientes del gran compromiso que ellos representan, porque son muchos los retos que se deben alcanzar dentro y fuera de los centros educativos.

Asimismo es posible conciliar el ideal que con ánimo, disposición, proposición, convicción y amor por lo que se hace desde la educación laboral se puede, como lo reza el plan apostólico, ser convocados a seguir cultivando y así encontrar a Dios, para más amarle y servirle.

 

Shirley Gómez

Comunicaciones Fe y Alegría