La red de Juventud y Vocaciones de la Provincia, sigue apostando por desarrollar espacios para el acompañamiento de los jóvenes, para dar respuesta a sus distintas inquietudes y guiar su proceso de discernimiento tomando como herramientas el fortalecimiento de la formación y dar a conocer la espiritualidad ignaciana. Ahora más que nunca es importante generar procesos para el fortalecimiento del sentido de la vida, que genere motivación y esperanza tanto de manera online como de manera presencial tomando en cuenta las medidas de bioseguridad.

Se ha buscado retomar espacios de encuentro donde los jóvenes puedan expresar sus inquietudes y encontrarse con otras realidades. Ejemplo de esto fue la experiencia con el Campamento que se realizó en la Casa de Ejercicios de los Teques, donde se unificaron en algunas actividades el campamento vocacional y el mixto. Fue una actividad en la que participaron 16 jóvenes, 7 inquietos vocacionales y 9 jóvenes que quisieron vivir una experiencia diferente, encontrarse con el otro y con Jesús. La dinámica se llevó a cabo con temáticas para la reflexión diarias y con relación al discernimiento vocacional, cada día se realizaron oraciones, formaciones, representaciones artísticas, la celebración de la Eucaristía, cerrando con el recoger del día por grupos de vida.

La experiencia se ajustó a la realidad actual, a pesar que no se pudo misionar se hizo un trabajo de introspección y encuentro personal con Jesús y con el otro.

Los jóvenes describieron la experiencia como muy motivacional, esperanzadora y que les permitió conocer un poco más de la espiritualidad ignaciana.

Los participantes mostraron buena disposición, entrega durante todas las actividades y a partir del compartir sus experiencias parroquiales evidenciaron ser jóvenes testimonio vivo en sus distintas realidades que apuestan por marcar la diferencia a pesar de la realidad actual tan desafiante.

La experiencia de campamento mixto y vocacional, fue un encuentro que permitió gustar y sentir, a través de la historia de vida y del caminar con Jesús a la luz de la espiritualidad ignaciana, la propia realidad personal y grupal, que a pesar de los obstáculos, heridas, situaciones críticas de contexto avanza desde la esperanza del resucitado a una conversión y santificación.

Isaura Goncalves
Pastoral Vocacional