El conflicto armado en La Victoria atemoriza a la población de El Nula, especialmente a aquellas comunidades con mayor proximidad geográfica, como Los Mandarinos, Cinta Blanca, Tubo Rojo y otras comunidades de La Ceiba. Los pobladores de estos campos escuchan los continuos bombardeos y temen que el conflicto pueda desplazarse a sus propias comunidades.

En un trabajo conjunto con ACNUR, la Parroquia San Camilo, a través de Cáritas y Casa de Paso, ha dado apoyo a 20 familias desplazadas por el conflicto de La Victoria. Estas familias se refugian en El Nula en casas de familiares o amigos. El apoyo consiste en kits de higiene, de saneamiento de agua, hamacas y en un pequeño mercado, este último aportado por la Iglesia Católica.

Aunado a esto, debido a las fuertes lluvias, varias comunidades se encuentran con problemas de inundación, siendo los más afectados las personas de la invasión de Colinas de San Camilo y los de las comunidades de Los Mandarinos, Cinta Blanca y la T1, entre otras, donde caños y ríos han destruido cosechas de plátano, yuca y otros rubros, además de causar estragos en sus casas. Además, el paro nacional de Colombia ha provocado el encarecimiento y escases de combustible.

En medio de este contexto de crisis, pandemia, conflicto armado y escases de combustible, hemos querido promover la espiritualidad ignaciana en la Parroquia de El Nula. Para ello conformamos un equipo el Diácono Leonardo Gamboa S.J., la profesora Lolybeth Álvarez y mi persona, e iniciamos una tanda de Ejercicios Espirituales con un grupo de 24 personas, priorizando empleados y algunos de los colaboradores.

Ya llevamos dos semanas, apoyándonos en el libro de Ejercicios en la Vida Corriente del Padre Ignacio (Iñaki) Huarte S.J. “Despertar a la vida diferente”. Los participantes de la experiencia están muy animados en la realización de los Ejercicios y desean perseverar hasta el mes de octubre. En esta etapa están dando los primeros pasos para aprender a orar y hacerse del modo ignaciano.

Otra iniciativa en aras del fortalecimiento formativo y comunitario son los Círculos Bíblicos. El Diácono Leonardo imparte esta formación mensual por un año con dos animadores elegidos por cada comunidad. Estos animadores ejercerán su ministerio por tres años y al transcurrir este año final, la comunidad debe postular dos nuevos animadores, a modo de ministerio rotativo.

Esperamos con estos Círculos Bíblicos fortalecer los espacios de encuentro comunitario y brindar herramientas de modo que se ilumine la vida a través de la Palabra de Dios. En un futuro esperamos tener de estos Círculos Bíblicos, Celebradores de la Palabra y futuros coordinadores de comunidad. Apostamos así por la formación y acompañamiento de nuestras comunidades.

En aras de fortalecer el trabajo en equipo de la Parroquia, ya vamos en la segunda reunión de Obras de la Parroquia San Camilo de Lelis, donde participan los coordinadores o representantes de Fe y Alegría Escuela, de IRFA, Catequesis, Escuela Especial, Defensoría, Cáritas y Casa de Paso. En estas reuniones pretendemos retomar el trabajo desde un horizonte común, desde el Plan Apostólico de Provincia 2021-2026 y el plan, en construcción, de la Diócesis de Guasdualito.

Edgar Magallanes, S.J.