La realidad actual de la sociedad venezolana trae consigo una serie de difíciles retos a enfrentar día a día en los que muchas veces resultan seriamente afectados nuestros niños. Las familias más vulnerables se ven imposibilitadas de satisfacer los requerimientos básicos de alimentación a los más pequeños, llegando a generar en ellos altos índices de desnutrición, situación ésta que tiene graves consecuencias en su desarrollo.

Conociendo de cerca esta cruda realidad, preocupados por el bienestar de los más desprotegidos y alineados con el Plan Apostólico de Provincia de Venezuela que propone entre sus objetivos estratégicos:  “acompañar a los pobres, víctimas, descartados del mundo y vulnerados en su dignidad para que se constituyan en verdaderos sujetos personales, sociales y eclesiales, a partir de sus identidades y culturas”, la Parroquia Universitaria de la UCV La Epifanía del Señor, en alianza con la Fundación Aid for Life, mantiene desde mediados del año 2019 el Programa de Alimentación del Primer Año de Edad, el cual consiste en suministrar mensualmente fórmulas lácteas a más de 30 niños en situación de abandono o que no puedan ser amamantados por sus madres debido a alguna condición de salud, hasta que cumplen su primer año de edad.

Inicialmente, las madres de los niños incorporados al programa se contactaron mediante una base de datos con la que cuenta la Parroquia, un registro de personas en situación de calle o con situaciones económicas muy precarias que han acudido a la misma a solicitar ayudas. Hoy día muchas madres que se enteran de la existencia de este programa acuden a la Parroquia y solicitan la incorporación de sus hijos al mismo. Para esto es necesario que se presente la partida de nacimiento y la cédula de uno de los padres, así como la tarjeta de vacunas.

Es de resaltar que alrededor de un 60% de los niños atendidos presentan altos niveles de desnutrición cuando ingresan al programa, sin embargo, resulta gratificante que gracias al programa esta situación la van superando conforme reciben la adecuada alimentación para su edad, y las madres siguen las recomendaciones dadas para su satisfactorio crecimiento.

El programa cuenta con el acompañamiento de un pediatra a fin de llevar el control de la evolución de cada uno de los niños. En las consultas se toman las medidas antropométricas (talla y peso) y se hace seguimiento de las vacunas suministradas, además de orientar en los cuidados y dudas que muchas veces presentan las madres.

La pandemia ha sido uno de los desafíos más grandes que el mundo ha enfrentado en los últimos tiempos.  Las medidas de contención del COVID-19 han agudizado y profundizado las precarias condiciones de subsistencia de los venezolanos, sin embargo, en nuestra Parroquia la pandemia no detiene la voluntad de servir al prójimo. El voluntariado a cargo del programa continúa realizando mensualmente las entregas de las fórmulas lácteas, con algunas modificaciones necesarias para aplicar las medidas de bioseguridad y distanciamiento social requeridas en medio de esta situación.

Por los momentos no se están realizando las consultas de pediatría, debido a los problemas de transporte que dificultan a las madres acudir junto a sus bebés de manera segura. Así que una vez al mes, previa cita, asisten las madres a la Parroquia, entregan las latas vacías de leche como constancia de haberlas consumido y les son entregadas las fórmulas para el siguiente mes.

Garantizar que los pequeños tengan una alimentación acorde a los requerimientos propios de su edad permite prevenir una serie de problemas en el desarrollo de los niños, que llegan a ser muchas veces irreversibles en el tiempo. Por esto es prioridad ofrecer un gesto de solidaridad en medio de la compleja situación que vive la infancia del país como consecuencia de la crisis humanitaria, atendiendo a los más vulnerables: los recién nacidos.

Isabel Pernia
Comunicaciones Parroquia Universitaria La Epifanía del Señor